Cómo reforzar el pelo en Otoño ¡que no se caiga!


El pelo es donde la mayoría de personas sufren el cambio de estación, puesto que al igual que sucede con los animales, se renueva constantemente cambiando su estructura por una más fina en época estival o por otra más gruesa en las épocas de frío.

Todo este proceso se lleva a cabo de forma rápida sin que la persona se dé cuenta, pero en algunos casos debido a carencias nutricionales u otros problemas, podemos no renovar el pelo al mismo tiempo que lo perdemos por lo que acusamos notablemente su pérdida o su adelgazamiento. Las causas por las que podemos perder el pelo son muy variadas y abarcan desde trastornos emocionales u hormonales hasta padecimientos del cuero cabelludo como la seborrea o dermatitis.

Excluyendo todo lo anterior, la caída de pelo en Otoño se acentúa en el 80% de la población y aunque en sí mismo no representa un problema, podemos contribuir a que se note menos nutriendo los folículos desde el interior y aportando mayor cantidad de nutrientes a nuestra dieta para engrosar la estructura capilar y acelerar el reemplazo.

Las vitaminas del grupo B son nuestras principales aliadas a la hora de reforzar nuestro cabello, que junto con la vitamina H (biotina), se encarga de la reparación y estructuración del pelo y las uñas. Las vitaminas del grupo B son hidrosolubles, es decir, el exceso en el organismo se elimina por la orina, por lo que no presentan riesgo de toxemia.

Para que los resultados sean apreciables en un periodo relativamente corto, deberían suministrarse hasta 5microgramos diarios, incrementándolos de manera progresiva hasta asegurar su tolerancia por un periodo ininterrumpido de unos tres meses.

Controlar la caspa es otro de los factores a tener en cuenta para mejorar la salud del cabello, pues con el cambio de estación, algunas personas suelen manifestar alteraciones en el cuero cabelludo a modo de grasitud o resequedad, presentando descamaciones en su superficie. En el mercado encontraremos cientos de productos específicos para tratar estos problemas.

Vigilar los niveles de hierro en la sangre, es otro aspecto que debemos de tener en cuenta si presentamos un patrón de caída fuera de lo habitual, pues la anemia ferropénica (falta de hierro) suele venir acompañada de pérdida de pelo por efluvios, para lo cual las vitaminas del grupo B, especialmente la B12 en este caso resultarán imprescindibles para restaurar los valores de hierro a niveles normales. El especialista puede considerar en este caso recetar complementos de Hierro como coadyuvante al tratamiento.