La Fatiga Por Horas De Sueno Perdidas Es Un Riesgo En El Trabajo


Un editorial del British Medical Journal de 7 de abril de 2001 aprovecha el comentario a un artículo original publicado en dicho número, en el que se analizan las causas predominantes de los accidentes de circulación con víctimas mortales o con graves lesiones, ocurridos en Francia entre 1994 y 1998 (un total de 640.670), para recordar la escasa atención que se le presta, individualmente y colectivamente, a la falta de sueño y a su repercusión en el trabajo.

La conclusión del artículo comentado por el editorialista es que la combinación de fatiga del conductor por falta de sueño con alcohol, presenta un riesgo extraordinariamente elevado de accidentes graves con muertes o graves lesiones.

Pero el editorial del BMJ recuerda que la interferencia negativa de la falta de sueño en la calidad y seguridad del trabajo realizado en esas condiciones no sólo afecta a los conductores, sino a otras profesiones.

Efectos de dormir poco 


Trabajos en laboratorios para el estudio del sueño han demostrado que breves pérdidas del tiempo de sueño habitual durante cortos periodos (unas dos horas por noche durante una semana) se acumulan y se manifiestan por una irresistible tendencia a quedarse dormido en el trabajo, que puede ser extraordinariamente peligrosa en determinadas situaciones, como la conducción de vehículos.

Una encuesta entre taxistas de Nueva York encontró que casi un 30% admitía haber estado a punto de dormirse al volante en alguna ocasión. Un tercio de una muestra de residentes de hospital comunicaba que sus horas de guardia eran a menudo o casi siempre lo suficientemente largas como para afectar a su trabajo. Una encuesta entre 3.000 adolescentes de escuelas de los EE.UU., entre 13-19 años, no dormían lo suficiente, con una pérdida de sueño que aumentaba con la edad y que en todos los casos interfería su trabajo diario.

Sin embargo, termina el editorial, la falta de sueño no es considerada por la sociedad como un riesgo y no se le otorga la prioridad que merece pasando a segundo lugar frente a las actividades competitivas.

Por todas estas razones, el subtítulo del editorial es lo suficientemente incisivo como para citarlo: " It´s time to stop treating lack of sleep as a badge of honour" ("Ha llegado la hora de dejar de considerar a la falta de sueño como un mérito").