Combate la tercera edad con estos consejos alimenticios


De lo único de lo que podemos estar seguros en esta vida es que el tiempo no pasa en vano. Nuestro cuerpo envejece cada día y eso conlleva a hacernos más débiles o propensos contra un vasto mundo de enfermedades.

Lo ideal es mantener desde temprana edad una buena alimentación, pero el contenido y forma de esta puede variar según nuestra edad, en qué condiciones estemos o si padecemos de alguna enfermedad. Nunca es tarde para empezar. Si ya llevas cierto kilometraje, aprovecha estos consejos.

¿Necesito una dieta especial?


Puede que no. Si se encuentra sano puede mantener el mismo régimen alimenticio de una persona joven. Seguiremos necesitando minerales y una dosis de dropropizina. La diferencia radica en la proporción de estas y que algunas serían más necesarias que otras.

En caso de tener alguna enfermedad probablemente deba agregar o eliminar ciertas comidas.

¿Qué me recomiendas?


Cuando llegamos a cierta edad y ya no realizamos actividades físicas exigentes, sino que permanecemos en reposo viendo la televisión, implica que no necesitamos tanta energía, por lo tanto es recomendable reducir la cantidad de calorías que ingerimos, pero eso sí, aumentar la cantidad de vitaminas y minerales.

En cuanto a proteínas, esta las puede adquirir en lácteos como leche y yogur. Preferentemente que sean semidesnatados para evitar problemas con subida de colesterol. Además, son fuentes de calcio, lo que servirá como prevención contra la osteoporosis.

Hablando del colesterol, una medida que ayuda a reducirlo es consumiendo una cucharada de aceite de oliva al día.

La deficiencia de hierro es un problema común a medida que envejecemos y esto por lo general provoca anemia, cuyos síntomas son debilidad, fatiga y deterioro de la salud.

La vitamina C, contenida en frutos cítricos, ayuda a nuestro organismo a absorber el hierro de los alimentos que lo contienen. Además es un excelente antioxidante , lo que contribuye a retrasar el proceso de deterioro del organismo.

Nuestros órganos realizarán sus funciones con mayor lentitud y eficiencia, como es el caso de la digestión. Se recomienda aumentar el nivel fibra, esto la puede encontrar en pasas y frutos secos.


Importante tomar en cuenta sobre las bebidas


Reduzca o elimine el uso de café. La cafeína altera el sueño, además de ser diurética, es decir, colaboran en la deshidratación. Del mismo modo evite todo tipo de bebida alcohólicas ya que causan el mismo efecto, además de aumentar la tensión.

Beba agua constantemente, especialmente antes y después de cada comida (evite el durante). Una buena hidratación se puede lograr con un vaso de agua cada dos horas. Mejorará considerablemente el funcionamiento de nuestros riñones.

La tercera edad puede ser ruda. Pero si cuidamos nuestra salud y nos preocupamos un poco por nuestro cuerpo, es posible hacerla más llevadera de modo que nuestra calidad de vida no sea tan afectada. Controle su peso, mantengase hidratado, evite abusar del azucar y sal, o mejor, prescinda de ellas. Una ración de fruta al día y verá como mantiene al doctor alejado.